-

Hamburguesas fit: cómo disfrutar y mantener la línea

David
David Pellicer
4 de mayo de 2021
Hamburguesas fit: cómo disfrutar y mantener la línea
Como no todo va a ser gestión en esta vida, esta vez en TIMP vamos a hablar de comida, concretamente de hamburguesas saludables, porque comer es un placer y una de las mejores cosas que puedes hacer en tu tiempo libre es comer bien y disfrutar a lo grande.

Y sí, puedes comer hamburguesas y estar cuidando tu salud a la vez. ¿No nos crees?

Pues para convencerte, en este artículo conoceremos qué diferencia una hamburguesa saludable de otra que no lo es.

Además, descubriremos cuándo dejaron de ser saludables las hamburguesas y repasaremos las últimas tendencias en hamburguesas fit.

Y por si fuera poco... te daremos una deliciosa receta con la que preparar tus propias hamburguesas saludables, ¡para que disfrutes manteniendo la línea!

¿Se te ha hecho la boca agua? ¡Pues híncale el diente al artículo!


¿Existe la hamburguesa saludable?

Es cierto que cuando pensamos en alimentos respetuosos con nuestra salud la hamburguesa no suele venirnos a la mente, y hay una serie de razones que nos llevan a pensar así. Enseguida las veremos.

Pero lo cierto es que, si lo piensas, en el concepto de hamburguesa que todos tenemos en la cabeza la mayoría de los ingredientes son muy saludables. A saber: pan del de toda la vida, lechuga, tomate, cebolla, especias, queso... (si es queso auténtico, es saludable. ¡Pero no te pases con la cantidad!). 

Quizá la carne de vacuno sea el único ingrediente menos saludable por tratarse de carne roja, aunque si no la comes más de 2 o 3 veces a la semana tampoco sería un problema. Y, si lo prefieres, siempre puedes sustituirla por carne de pollo.

Los ingredientes de la hamburguesa solían ser saludables.


Entonces, si en teoría una buena hamburguesa es un plato tan apetitoso como saludable... ¿por qué al bajarlo a la práctica se convierte en comida basura?

Bueno, en realidad esto no siempre fue así.


¿En qué momento las hamburguesas perdieron su mojo?

Los orígenes de la hamburguesa suelen buscarse en la ciudad alemana de Hamburgo, del que toma su nombre, aunque en realidad ya hay documentados antecedentes de la hamburguesa moderna en textos de la antigua Roma.

Pero para no perdernos en las arenas del tiempo, puede decirse que la hamburguesa que conocemos nació cuando migrantes hamburgueses llegaron a los Estados Unidos de América a principios del siglo pasado, llevando en su maleta las costumbres culinarias de su país natal, entre las que estaba la receta que nos ocupa. 

Fue en el Nuevo Mundo donde este plato se afianzó definitivamente en el imaginario popular. A esto contribuyó el modelo del restaurante de comida rápida que, para producir hamburguesas en masa y servirlas en tiempo récord, apostó por abaratar costes utilizando materia prima de menor calidad (pan a base de harinas refinadas y preparados de carne con otros ingredientes de relleno), salpimentándola cada vez con más condimentos ultraprocesados (como ketchup y mostaza de elaboración industrial) que potenciaban el sabor del conjunto pero reducían su valor nutricional.

Hamburguesas fast food: prisas y calidad no suelen llevarse bien.


Fue en ese instante cuando el prestigio de la hamburguesa como alimento se fue al traste a la par que su éxito crecía entre los consumidores.

Pero no todo está perdido, porque en los últimos años un nuevo modelo de hamburguesa ha llegado a la ciudad: la hamburguesa fit o saludable. Ya es hora de conocer qué opciones saludables tienes a tu alcance para disfrutar de una buena hamburguesa, ¿no crees?

De paso que te lo explicamos te llevarás una útil comparativa para que diferencies fácilmente una buena hamburguesa de una burger... bluf.


Hamburguesas saludables vs hamburguesas destroyer

Es muy sencillo: una hamburguesa fit es aquella cuyos ingredientes son comida real, poco o nada procesada, cuya combinación da lugar a un bocado con un aporte de grasas moderado y muchos nutrientes.

Sabemos que a veces cuesta diferenciar los saludable de lo que no lo es, pero no te preocupes, porque te hemos preparado este cara a cara que te ayudará a que no te la cuelen:

Hamburguesa fit                                                                                

  • El pan es de buena calidad, generalmente integral y de corte irregular
  • La verdura se ve fresca y con buen color                  
  • No derrochan aceite cuando las aprietas                                      
  • La pieza de carne tiene buen color, rojizo, gruesa, jugosa y consistente
  • Al morderla todo se mantiene en su sitio
  • No suele llevar ketchup. Pocas salsas a escoger
  • Huele que alimenta

            vs.  



Hamburguesa fat

  • Pan ultraprocesado con aspecto “de molde”
  • La verdura es de congelador, con un color apagado
  • El aceite campa a sus anchas
  • La carne es delgada, marrón y tirando a seca
  • Cuando la muerdes sus ingredientes se desperdigan por la mesa    
  • Te la sirven con muchas salsas a tu elección. El ketchup está entre ellas
  • No huele o huele a sartén


Te habrás fijado en que no hemos incluido el ser vegetariana o vegana entre las características de una hamburguesa fit. Esto se debe a que no es una característica necesaria para que sea saludable: ni todas las hamburguesas sin carne son saludables ni una hamburguesa es poco saludable solo por llevarla. La clave está en la calidad de sus ingredientes.

Si aún te quedan dudas, la mejor manera de comer una hamburguesa que sea saludable es preparártela por tu cuenta seleccionando ingredientes de calidad. 

La otra alternativa es acudir a uno de los numerosos restaurantes que sirven burgers fit y darte el capricho. Reconocerás una buena hamburguesería por sus establecimientos sobrios, sin carteles con burgers hinchadas empapelando la estancia, sus precios acordes a la calidad del producto y su carta selecta.

Pero la comas donde la comas, lo mejor es que tengas toda la información antes. Así que allá vamos.


Tipos de hamburguesas fit y últimas tendencias

La gente aprecia cada vez más la comida auténtica y los sabores genuinos, y las hamburguesas fit son una buena muestra de ello. Esto es lo que se prepara actualmente en la parrilla:

Hamburguesas vegetarianas

Las hamburguesas vegetarianas parten con una clara ventaja: no contienen carne en su preparación, por lo que ya de por sí se evita la posibilidad de comer carne de pobre calidad.

Como su fuerte son los ingredientes vegetales, estos suelen seleccionarse cuidadosamente para aportar todo el sabor que se espera de una buena hamburguesa. Pero cuidado, no todas las hamburguesas vegetales cuentan con estos ingredientes top, así que repasa la comparativa de arriba para salir de dudas.

Hamburguesas veganas

La diferencia con las primeras es que además no cuentan con huevo entre sus ingredientes. Esto en sí mismo no es una ventaja, ya que el huevo es muy nutritivo. Pero si sus ingredientes son de calidad pueden suplir el huevo con otras combinaciones que les aporten un plus de creatividad y, por qué no, de sabor.

Las hamburguesas veganas están en auge.


Hamburguesas gourmet

El apelativo gourmet se ha ido devaluando un poco con el tiempo, de manera que no es difícil encontrarse con productos y restaurantes etiquetados como tal que, a la hora de la verdad, no tienen nada de selecto.

En realidad, por gourmet nos referimos a hamburguesas de carne de alta calidad, generalmente de vacuno, en las que el resto de ingredientes está a la altura. Las suelen servir en el tipo de restaurante que te comentábamos antes.

Hamburguesas caseras

Ya lo decíamos antes: nada como lo que te preparas tú. Sabes qué ingredientes utilizas y cómo los cocinas: garantía 100% fit.

Si sabes prepararlas entonces estás al tanto de lo que hablamos. Pero si no tienes ni idea, aquí te traemos una deliciosa receta de burger fit para que te chupes los dedos. 

¡Ya tardas en prepararla!


Receta TIMP para una hamburguesa saludable: ¡ponte las botas!

Para preparar tu fantástica hamburguesa necesitarás:

-300 gramos de guisantes cocidos
-250 gramos de patata cocida
-1 zanahoria
-1/2 de cebolla, preferiblemente dulce (aunque esto es a gusto del consumidor)
-2 cucharadas de lino y 6 de agua en un bol, dejando que todo adquiera consistencia. Con ello tendrás un equivalente vegetal del huevo para dar textura a tu hamburguesa. Usa 1 o 2 huevos auténticos batidos si lo prefieres.
-Aceite de olive virgen extra, sal y especias (las que prefieras)
-Pan integral
-Lechuga y tomate
-Salsa sin azúcares añadidos y baja en sal

¡Todo a punto para dar forma a una deliciosa hamburguesa fit!


Cuando tengas estos ingredientes sobre la mesa, manos a la obra con tu hamburguesa fit: con una cuchara o tenedor haz una masa uniforme aplanando y mezclando la patata y los guisantes

Ahora pica la zanahoria y la cebolla y añádelas al bol con el huevo batido o las cucharadas de lino. Luego añade un buen chorrito de aceite de oliva, sal a tu gusto (no te pases o esto no será tan fit como queremos) y las especias de tu elección.

Mézclalo todo muy bien y deja que se enfríe un poco en la nevera. 20 minutos después saca el bol del refrigerador y empieza a dar forma a tus hamburguesas. 

Cuando las tengas listas, ya solo falta ponerlas en la sartén a fuego lento, un poco por ambos lados. Unos 6 minutos por cada cara deberían bastar. Cúbrelas con un buen pan integral o de semillas, añade lechuga (canónigos si quieres una variante más tierna y jugosa), tomate, alguna salsa baja en sal sin azúcares añadidos y...

... ¡a chuparte los dedos!


Conclusión

En este artículo has descubierto cómo diferenciar una hamburguesa inolvidable de otra que no te aporta nada, por qué “hamburguesa” no es necesariamente sinónimo de fast food, te has puesto al día de lo que se lleva en el mundillo de las burgers saludables y has aprendido a preparar la tuya propia.

Mmmm... no está nada mal, ¿no crees?

Ya solo te falta tumbarte a hacer la digestión con una buena siesta. En TIMP vamos a prepararnos unas para nosotros también, que de tanto hablar de hamburguesas nos ha entrado hambre. 

¡Hasta pronto!

El tiempo es poder

Disfruta de lo que te hace feliz y deja la gestión de tu negocio en nuestras manos.

¡Empieza ahora!
El tiempo es poder

¡Suscríbete!

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector.

¡Síguenos!