Blog Vida sana
3 de enero de 2019 / 67 visitas

Prueba de esfuerzo antes de los entrenamientos

Hacer una prueba de esfuerzo es una garantía de tranquilidad para cualquier persona que desee empezar los entrenamientos de una práctica deportiva. No se trata de comprobar su rendimiento a alto nivel, como en el caso de un deportista de élite, sino de hacer una revisión médica específica que permita a un médico especialista certificar la idoneidad para iniciar una actividad física sin problemas.

Descartar riesgos

Aunque se hayan realizado otras a lo largo de los años, hacer una prueba de este tipo nunca está de más. Poder controlar los posibles riesgos para la salud que representa la práctica deportiva nos evitará complicaciones futuras, sobre todo a nivel cardiovascular.

Es importante ser conscientes de que, por mucho que nos guste, la actividad física hace que el cuerpo tenga que soportar un esfuerzo mayor de lo normal. Y no siempre estamos preparados para ello, incluso en el caso de las personas más sanas. Estar atentos a las reacciones del cuerpo es una garantía de salud para todos.

¿Qué es?

Se trata de un procedimiento médico que permite ver cómo reacciona un deportista al realizar un esfuerzo importante. Por lo tanto, consigue valorar si tiene la condición física adecuada para hacer un determinado deporte.

Consiste en la realización de un test progresivo, en el que se va aumentando minuto a minuto la intensidad del ejercicio realizado, hasta llegar al agotamiento. Durante la prueba se realizan también un electro y un análisis del consumo de oxígeno y dióxido de carbono.

¿Para qué sirve?

Esencialmente, una prueba de esfuerzo nos da datos para descartar cualquier problema en el corazón que impida realizar un entrenamiento. Una vez eliminada la posibilidad de este riesgo, también nos ofrece información útil para planificar una preparación física adecuada.

Entre estos datos, destacan la frecuencia cardiovascular máxima real a la que se puede entrenar. Es decir, permite calcular en tanto por ciento de pulsaciones la carga de esfuerzo que se puede asumir, alcanzando el límite de nuestro corazón.

Igualmente, la realización de esta prueba informa sobre la cantidad máxima de oxígeno que podemos procesar, un dato clave para conocer el nivel máximo de resistencia en un entreno.

Asimismo, las pruebas para valorar la capacidad física de esfuerzo permiten conocer el uso que se hace del metabolismo aeróbico. Es decir, con qué número de pulsaciones y a qué velocidad se activa. De esta manera, se deduce la velocidad en la que se puede aguantar mucho tiempo entrenando y,a la vez, optimizar el rendimiento.

Finalmente, las pruebas de esfuerzo también informan sobre el umbral anaeróbico VT2. En otras palabras, sobre cuándo empezamos a acumular fatiga y ácido láctico. Es una buena herramienta para saber a qué velocidad máxima puede correr una persona durante sus entrenamientos sin acumular una fatiga excesiva.

Médicos especializados

A la hora de decidir hacer una prueba de esfuerzo, es importante acudir a médicos especializados. Los centros de medicina deportiva y los especialistas en tecnificación del deporte tienen los conocimientos y recursos técnicos necesarios para llevar a cabo estas pruebas con todas las garantías de fiabilidad en sus resultados.

¡No te pierdas nada!

Tus datos serán utilizados para informarte sobre las novedades de nuestro blog y de TIMP. Puedes darte de baja de en cualquier momento usando el link que aparece en nuestros emails. Par más información puedes revisar nuestra política de privacidad.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en redes sociales!

Vida sana
21 de noviembre de 2018

Beneficios de los aminoácidos ramificados

Los aminoácidos ramificados son compuestos muy utilizados en suplementación para ganancia muscula... seguir leyendo

Vida sana
6 de diciembre de 2018

Cuidados de la piel para deportistas

En la práctica deportiva se suele hacer hincapié en el calentamiento de los músculos y los estira... seguir leyendo

Vida sana
23 de diciembre de 2018

Las mejores rutinas para la fascitis plantar

La fascitis plantar es una inflamación del pie que puede llegar a provocar mucho dolor. Concretam... seguir leyendo

Este sitio web/aplicación utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestra política de cookies